Junta de Andalucía Web del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía
Nota de Prensa

Clasificación del Grado de Urbanización
1 de enero del año 2020

Andalucia se mueve

Casi la mitad de la población andaluza (44,5%) reside en centros urbanos, donde el 50% de las viviendas tienen una superficie construida inferior a 88 m2

  • El grado de urbanización clasifica el territorio andaluz en centros urbanos, agrupaciones urbanas y celdas en malla rural.
  • El 38,0% de la población andaluza reside en agrupaciones urbanas, que ocupan un 23,9% del territorio habitado, mientras que el 17,5% de la población andaluza reside en áreas calificadas como rurales, que ocupan un 65,0% del territorio habitado en Andalucía.
  • En esta edición se amplía la clasificación pasando a existir 7 categorías integradas en las 3 anteriores.
  • Las clasificaciones siguen las metodologías marcadas por Eurostat. La disponibilidad de información georreferenciada permite la incorporación de variables sociodemográficas y variables catastrales al estudio del grado de urbanización.
  • En celdas de malla rural el número de mujeres por cada 100 hombres es de 95.
  • El 50% de las viviendas en las áreas rurales tienen una superficie construida superior a 110 m2.
  • El 81,1% de las viviendas en los centros urbanos son pisos (viviendas plurifamiliares).

Andalucía, 16 de marzo de 2022.

El Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA) publica la Clasificación del Grado de Urbanización del territorio andaluz a 1 de enero del año 2020. Esta clasificación trata de caracterizar la intensidad del asentamiento de la población en la Andalucía habitada. A partir de la densidad de población, se definen distintas categorías de áreas basándose en criterios de contigüidad geográfica, densidad y umbrales de población, medidas en malla estadística de celdas o cuadrículas de 250 m x 250 m, siguiendo los estándares europeos para la armonización de mallas estadísticas e integrada en la malla estadística de 1 km x 1 km establecida por Eurostat1. La malla europea define tres niveles de densidad: centros urbanos, agrupaciones urbanas y celdas en malla rural.

En esta edición el IECA, siguiendo los últimos trabajos publicados por Eurostat2, ha ampliado estas categorías a 7, lo que permite profundizar en algunos ámbitos en los que la clasificación inicial creaba grupos bastante heterogéneos. Esto ocurría especialmente en las agrupaciones urbanas y en las celdas en malla rural. De esta manera, la identificación de las nuevas categorías parte de la clasificación inicial incorporando nuevos criterios de contigüidad, densidad y umbrales de población. Así, partiendo de la clasificación de agrupaciones urbanas se identifican tres subclasificaciones: agrupaciones urbanas densas, agrupaciones urbanas de densidad intermedia y celdas suburbanas o periurbanas; y análogamente, dentro del conjunto de celdas en malla rural, se diferencian las agrupaciones rurales, celdas en malla rural de densidad baja y celdas en malla rural de densidad muy baja.

Esquema sobre la clasificación de celdas para el nivel 2 del grado de urbanización
Esquema sobre la clasificación de celdas para el nivel 2 del grado de urbanización

Aplicando este procedimiento en Andalucía, de las 53.243 celdas de 250 m x 250 m habitadas, el 11,1% corresponde a centros urbanos, casi el 24% a agrupaciones urbanas y el resto (65%) a celdas habitadas en malla rural. Considerando el volumen de población que habita en estas áreas encontramos que el 44,5% de la población andaluza reside en cuadrículas clasificadas como centros urbanos, el 38,0% en celdas del tipo agrupaciones urbanas y el 17,5% en celdas rurales.

La clasificación del nivel 2 en el grado de urbanización permite obtener información más detallada sobre el asentamiento de la población. Del 38,0% de residentes en agrupaciones urbanas el 73,8% lo hace en agrupaciones urbanas densas. Es decir casi 3 de cada 4 personas residentes en agrupaciones urbanas viven en entornos con alta densidad de población pero que en su conjunto no alcanzan al umbral de los 50.000 habitantes necesario para ser considerados centros urbanos. En términos de territorio, la población residente en zonas de alta densidad no ocupa más del 50% del total de celdas clasificadas como de agrupaciones urbanas. En las celdas en malla rural ocurre algo similar, del total de población que reside en ellas, el 67,7% habita en celdas con una densidad superior a 300 habitantes por km² (agrupaciones rurales), sin embargo esas celdas no representan más del 21,5% del total de celdas de malla rural.

A partir de esta información a nivel de celdas se configuran definiciones claras y consistentes de ciudades y zonas rurales, las cuales están consensuadas a nivel internacional y permiten realizar comparaciones con otras regiones y países. Esta comparabilidad es clave en la elaboración y seguimiento de numerosos indicadores, como los correspondientes a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La OECD indica que casi la mitad de la población en el mundo vive en ciudades (48%), una cuarta parte vive en áreas rurales (24%) y el resto vive en áreas de densidad intermedia (28%).

Mientras que, según los últimos datos de Eurostat3, el 39,3% de la población europea vive en ciudades, Andalucía muestra en ese contexto una mayor concentración con un porcentaje del 48,5% de la población. Hay una mayor diferencia en el comportamiento del asentamiento de la población en las áreas rurales, frente a cifras del 29,1% de la población en Europa, Andalucía muestra un porcentaje 17 puntos menos (11,5% de la población andaluza reside en áreas rurales). En las áreas de densidad intermedia en Europa la cifra es del 31,6%, frente al 40% en Andalucía.

El grado de urbanización realiza una clasificación del territorio a nivel de cuadrícula de 250 m x 250 m. La combinación del grado de urbanización y la información disponible en el IECA en formato de malla permite avanzar en el conocimiento y caracterización del territorio con gran nivel de detalle. Así, a partir de la información sobre la Distribución espacial de la población en Andalucía4 es posible estudiar las características sociodemográficas propias de cada entorno.

Índice de feminización

Un rasgo que caracteriza las poblaciones rurales es la existencia de un desequilibrio entre hombres y mujeres, inclinándose la balanza hacia el número de hombres. Andalucía también presenta esta característica. Mientras que el índice de feminización en las celdas de centros urbanos es de 107,1% (107 mujeres por cada 100 hombres), en las celdas de malla rural este porcentaje es de 95,4% (95 mujeres por cada 100 hombres). Con la ampliación de la categorización del grado de urbanización se observa cómo a menor densidad de las celdas el índice de feminización disminuye.

Pensiones contributivas

En los centros urbanos la mediana de la pensión por jubilación alcanza los 1.078,15 euros, es decir el 50% de la población jubilada residente en centros urbanos cobra menos que esta cantidad. Esta cuantía de pensión se reduce cerca de un 27% en agrupaciones urbanas y un 37,1% en celdas en malla rural, donde el 50% de la población jubilada cobra menos de 677,40 euros al mes.

El IECA analiza también en celdas de 250 m x 250 m información catastral difundida en el proyecto de estadística experimental Caracterización y distribución del espacio construido en Andalucía5. Esta información puede ser combinada con la del grado de urbanización favoreciendo el conocimiento y descripción del territorio.

Tamaño de la vivienda

En Andalucía, el 50% de las viviendas tienen menos de 97 m2 de superficie construida. Este tamaño disminuye en los centros urbanos a los 88 m2, subiendo a los 102 m2 en las agrupaciones urbanas y a los 110 m2 en las áreas rurales.

Con la ampliación de la categorización del grado de urbanización se observa también cómo a mayor densidad de las celdas el tamaño de la vivienda disminuye. Así se observa como en las agrupaciones urbanas densas, con características próximas a centros urbanos, el 50% de las viviendas tienen una dimensión menor que en las agrupaciones urbanas de densidad intermedia (102 m2 en las primeras frente a los 106 m2 en las segundas) aunque son de mayor dimensión que en los centros urbanos.

Los centros urbanos andaluces, aunque presentan una fuerte variación en el total de viviendas que los conforman, no son tan distintos respecto a la distribución de las mismas por metros cuadrados.

Analizando el tamaño de la vivienda en detalle dentro de los distintos centros urbanos que se constituyen en Andalucía (un total de 24) se observa que, en general, la vivienda más frecuente está entre los 75 y 85 m2. Esto es especialmente notable en los centros urbanos de San Fernando (23,6%), Jerez de la Frontera (21,7%) o Algeciras (20,0%). En los centros urbanos del Puerto de Santa María y Cádiz las viviendas más frecuentes son de menor tamaño, de 66 a 75 m2.

Se observa también como, en término generales, los centros urbanos costeros presentan una distribución con más peso de viviendas con menores tamaños (Benalmádena-Torremolinos, Cádiz, Fuengirola o Marbella), mientras que en los centros del interior la distribución tiende a mayor peso de intervalos de más valor en los metros cuadrados (Aljarafe, Dos Hermanas, Granada, Jaén o Linares).

En las agrupaciones rurales y en las agrupaciones urbanas es donde encontramos las viviendas con más superficie construida.

Concretamente en la agrupación urbana formada en la Zona Norte de Córdoba el 50% de las viviendas tienen al menos 197 m2, valor más alto de este indicador de entre todas las agrupaciones urbanas andaluzas. A nivel de agrupación rural este indicador obtiene su valor más alto en la aldea del Rocío, donde el 50% de las viviendas tienen un tamaño de al menos 187 m2.

En sentido opuesto se encuentan dos regiones almerienses: la Envía, en Vícar, es la agrupación rural en la que el 50% de las viviendas presenta este indicador más bajo (59 m2); y Almerimar, en El Ejido, toma el valor de 72 m2, el más bajo de entre las agrupaciones urbanas.

Tipo de vivienda

En Andalucía, el paisaje del territorio residencial (celda habitadas) está ocupado de manera predominante por pisos (viviendas plurifamiliares), así el 60% de las viviendas en celdas son pisos, mientras que el 40% son casas (viviendas unifamiliares).

El paisaje se modifica según el grado de urbanización, así en los centros urbanos siguen predominando los pisos (el 81,1% de las viviendas son pisos y el 18,9% casas), mientras las casas (viviendas unifamiliares) toman el protagonismo en las zonas habitadas en agrupaciones rurales (el 75,7% son casas y 24,3% pisos). Las agrupaciones urbanas como espacio intermedio entre la clasificación urbana y rural, reflejan en su paisaje un híbrido que aúna ambas tipologías (el 49,6% son casas y el 50,4% pisos).

Tipo de vivienda según tipo de agrupación. Año 2020
Tipo de vivienda según tipo de agrupación. Año 2020

Construcción de viviendas

Analizando el número de viviendas por año de antigüedad desde 1900 a 2020 según el tipo de agrupación se puede apreciar como en los años 80 y 90 se produce un cambio de tendencia en la construcción de viviendas, observándose una ralentización en los centros urbanos en los que predomina un paisaje urbano de espacios más compactos de bloques de viviendas plurifamiliares (que tuvieron su plenitud en los años 60 y 70), y un crecimiento mayor en agrupaciones urbanas con espacios residenciales de menor densidad. Esta tendencia se mantiene con el auge de la construcción en el periodo 2001-2010 hasta caer vertiginosamente en la última década.

La Clasificación del Grado de Urbanización es una clasificación que busca caracterizar la intensidad del asentamiento en celdas de la malla estadística de 1 km2 donde reside población. A partir de la densidad de población se definen distintas categorías de áreas basándose en criterios de contigüidad geográfica, densidad y umbrales de población según la metodología descrita por Eurostat para la asignación de las tipologías territoriales en malla estadística: centros urbanos, agrupaciones urbanas y celdas en malla rural.

A partir de la edición 2020, siguiendo los últimos trabajos publicados por Eurostat, se ha incluido el nivel 2 del grado de urbanización ampliando estas categorías a 7: centros urbanos, agrupaciones urbanas densas, agrupaciones urbanas de densidad intermedia, celdas suburbanas o periurbanas, agrupaciones rurales, celdas de malla rural de densidad baja y celdas de malla rural de densidad muy baja.

El grado de urbanización realiza una clasificación del territorio a nivel de cuadrícula de 250 m x 250 m. La combinación del grado de urbanización y la información disponible en el IECA en formato de malla permite avanzar en el conocimiento y caracterización del territorio con gran nivel de detalle. Así, a partir de la información sobre la Distribución espacial de la población en Andalucía es posible estudiar las características sociodemográficas propias de cada entorno.

También a partir de la información catastral difundida en el proyecto de estadística experimental Caracterización y distribución del espacio construido en Andalucía es posible obtener información sobre viviendas en celdas de 250 m x 250 m. Esta información puede ser combinada con la del grado de urbanización favoreciendo el conocimiento y descripción del territorio.

Fondos FEDER

Si desea recibir vía correo electrónico las notas divulgativas de los productos y servicios del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, puede suscribirse a través del Formulario de Suscripción.